Palmarés Bilbao Mendi Film Festival 2018

BECOMING WHO I WAS

El jurado ha decidido que Becoming who I was gane la 11ª edición del Bilbao Mendi Film Festival, producción coreana y dirigida por Moon Chang-Yong y Jin Jeon. ¿Quiénes somos, de dónde venimos? ¿A dónde vamos, cuál es nuestro destino? Estas
preguntas forman el núcleo de nuestra existencia. Esta película explora estos conceptos siguiendo a Padma, un joven Ladakhi de una aldea remota en la India, quien a los 5 años descubre que es un rinpoche, un monje reencarnado del Tíbet. Para que se confirme su estatus, sus discípulos deben ir a buscarlo y llevarlo a casa, y la frontera con el Tíbet está cerrada. Y nunca llegan para buscarle. Esta obra preciosamente filmada se convierte en una road movie toda vez que Padma, sin un centavo y su leal padrino, parten juntos en busca del monasterio en el Tibet, que define su pasado, y con la esperanza de que sea su futuro.

El resto del palmarés lo completan:

Mejor Director: Arünas Matelis por Wonderful Losers. En el mundo de los deportes orientado a objetivos, tendemos a centrarnos únicamente en los ganadores. Lejos del foco de atención, pocos evocan el significado del sacrificio más que los gregarios, como se les conoce en el mundo del ciclismo profesional. Carrera tras carrera y año tras año, apoyan al líder del equipo en el intento de ganar, sin embargo, ellos mismos nunca cruzan la línea de meta en primer lugar. Bajo la hábil dirección del director lituano Arünas Matelis, se nos permite un acceso íntimo a este mundo acelerado, que nunca se ha demostrado con tanta profundidad y honestidad. Sentimos sus inmensas presiones, miedos, resistencia y dolor, y animamos a estos nuevos héroes, ya que sufren caídas, se levantan y vuelven a correr.

Mejor Guión: Runners. Perfil familiar, laboral y afectivo de tres atletas, un conjunto de historias que conectan para convertirse en una gran poesía. Esta película documental muestra una nueva forma de contar historias que nos resulta inspiradora.

Mejor Fotografía: Free Solo. Alex Honnold realiza un ejercicio de responsabilidad suprema cuando decide escalar, sin protección alguna, los casi mil metros, verticales y de dificultad extrema, de la pared de El Capitán. También lo sabe todo el equipo de cámaras que se encuentra desplegado desde la base hasta la cumbre. El film describe con fluidez todo este arriesgado proyecto que, desde su nacimiento incorpora distintos escenarios, distintos personajes con diferentes emociones e intereses. Conflictos y tensiones que quedan fielmente reflejados en el momento culmen del documental. En las poco más de tres horas de máxima tensión, durante las cuales el protagonista se encuentra fuera del mundo, concentrado en resolver un problema nunca antes abordado, el equipo de cámaras asume que, si Alex tiene el menor error, ellos estarán filmando la tragedia.

Premio del Jurado: The Dawn Wall. Pocas películas de escalada son capaces de transcender a la gran pantalla. Sin embargo, cuando una película va más allá de la aventura mostrándonos una historia tan fascinante, con personajes completamente desarrollados, obtienes un drama humano que nos presenta a unos héroes con los que nos volcamos. Los directores Josh Lowell y Peter Mortimer brindan a los espectadores una experiencia visceral y mordaz mientras se sientan en una hamaca que cuelga de una gran pared de granito cuando Tommy Caldwell y Kevin Jorgeson intentan escalar en libre una de las caras más verticales y más difíciles del mundo: Dawn Wall. Gracias a las experimentadas manos de Sender Films, podemos unirnos a Tommy y Kevin en esta escalada aparentemente imposible, hasta el punto de ponernos de pie y vitorearlos, sumergiéndonos en su épica aventura.

Mejor Película de Alpinismo: Everest Green. Una película que nos transmite un mensaje: la montaña necesita ayuda. Desde el calentamiento global hasta la proliferación de basura. No son solo problemas de Nepal o el Everest, si no un problema que nos atañe a todos.

Mejor Película de Escalada: Lezení Na Pisku. El documental es un montaje de reposiciones cinematográficas en 16 mm y de fotos de archivo que permiten al espectador revivir los heroicos años 60 y 70, del principio de la escalada deportiva en las torres de arena de la antigua República Checa. La película es un extraordinario montaje de imágenes en blanco y negro, que permiten hacer comprender al público la evolución de la escalada llevada a cabo con pocos medios en un periodo histórico complicado, donde la pasión pasaba por encima de las dificultades de la vida de todos los días.

Mejor Película de Cultura y Naturaleza: Bayandalai. En esta era en la que las lenguas y culturas se desvanecen rápidamente, en las que el mundo siente que se está colapsando sobre sí mismo y se está homogeneizando hasta convertirse en una sociedad de teléfonos inteligentes y Big Macs, es importante honrar y celebrar aquello que hace que las personas y las comunidades sean únicas. A través de un filtro íntimo y respetuoso, Pablo Vidal y Aner Etxebarria consiguen precisamente eso en esta exquisita película. Accediendo al mundo de los renos de Dukha en las montañas de la taiga en Mongolia, no solo somos transportados, sino que quedamos profundamente conmovidos.

Mejor Película de Deporte y Aventura: The Weight of Water. La mayoría de nosotros damos por sentado los dones básicos que hemos recibido. La habilidad de tocar, oler, oír. Y ver. Imagina que te quiten uno de ellos. Erik Weihenmayer perdió la visión cuando era adolescente y desde entonces ha pasado su vida negándose a doblegarse ante su condición. Esta película sigue a Erik mientras intenta hacer kayak a lo largo del Gran Cañón, suficientemente traicionero para los videntes, una misteriosa pesadilla para alguien que no puede ver. Con un toque sutil y hábil, la película nos lleva con un estilo de narración simple y sin esfuerzo a la mente de Erik compartiendo sus miedos mientras avanza río abajo.

Mejor Cortometraje: Viacruxis. La animación recrea la dimensión real y humana de cualquier alpinista de cualquier generación. El ascenso está contado con un gran sentido del humor, pero a la vez ofrece la oportunidad de pensar.

Mejor Película en Euskera: Pastoreak. Todo es natural en “Pastoreak”: la relación tejida ente Puy y Jon, procedentes ambos de entornos similares. Tan natural como su decisión de continuar haciendo de la naturaleza su medio de vida. Y es ahí, en la naturaleza, en un pequeño caserío ubicado en las faldas del Gorbea, donde abordan sus tareas cotidianas: desde su trabajo con las ovejas y la elaboración de los quesos; hasta la educación de sus hijos y su manera de ofrecerles, si así lo desean, la misma opción que eligieron ellos. La opción de no huir del medio de donde provienen y la de asumir que, no solo los hombres, sino todos los seres humanos –tanto Puy como Jon, tanto Izaro como Beñat‒, tienen los mismos derechos. Y esto lo hacen de una manera deliciosamente natura.

Banner Sponsors 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.